Trans-
Escalada




Encuentros Entre Fases


Un evento organizado por lxs alumnxs
del Máster en Comunicación Arquitectónica (MaCA)
de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (UPM)
coordinado por Atxu Amann y Antonio García.
Tutorxs: Manuel Pascual,
Alberto Nanclares,
                Natassa Lekou y
Carol Pierina 

 


Descripción, Micro-Encuentro 2

El Balcón (In)Discreto




Fecha + Hora: 19 de Mayo 2020,
                          18h (GMT+2)

Plataforma:  Aural DPAETSAM
El Balcón (In)Discreto (Tumblr)


El podcast está disponíble aquí.


Curadorxs:
Sophia Iatrou, Melissa Ibarra, Jorge Navas,
Patricio Zeiss, Jose Ignacio Toribio, Vassilis Kalabogias


Invitadxs: Karina Núñez (@karinacello), Sotiris Fokeas (Soteur), Horacio Savid & Juan Pablo Zaninetti (Fiesta en Casa), Alberto Nanclares (@alnank), Sergio Gordo (@meta_sergio, Gordo Design) & Federico Hernandez (@fede_crane), Isaías Mellado-Chito, Kiara Firpi Carrión, Carol Linares, Carmen Fernández, Isabel Manso & Cristina Socorro (miembros de #cuarantenaenarganzuela), Maria Patricia Cascante (participante de “La Carretilla Solidaria”) y Maria José Izquierdo (participante de “Somos Tribu VK”)

En la vida urbana, el anonimato parece una constante bastante extendida. Lejos queda el pueblo o el barrio de años atrás, donde gran parte del vecindario se conocía. ¿Vigilancia o cuidado informal? ¿o quizá ambas? Igual que el encuentro en la escalera puede ser una red de cuidados contra la soledad no deseada, o el patio interior un canal de ayuda cuando una persona sola sufre un accidente en su casa, también hay quienes participan de la vida de una, ofreciendo opiniones juiciosas que nadie ha pedido. Anonimato, soledad, cuidado... toda una maraña que se concreta en formas diversas y conflictivas.

La señora con la misa a todo volumen el domingo por la mañana, el señor que sale con su uniforme de runner todas las tardes, los niños que corretean día y noche… Prácticamente lo único que conocemos de nuestras vecinas, con las que compartimos un pequeño espacio común del día a día, es la posición que ocupan verticalmente en el edificio y, como mucho, algún rasgo característico que nos ayude a identificarlas.

Vivimos apilados, en un anonimato conjunto pero accesibles a los censos administrativos por medio de un código que nos domicilia, y nos hace perfectamente localizables. Nuestro hábitat vital es un espacio métrico definido por acotaciones normativas de uso, y precisos cálculos que aseguran la rentabilidad de la ocupación del suelo que se comercializa y trata como un bien de consumo. Un espacio que ha sido dimensionado para ser ocupado. Una masa de aire compartimentada por muros que no persiguen abrigar la intimidad, sino sectorizar posesiones escrituradas. 

Con el confinamiento doméstico que trajo la crisis de Coronavirus, la interacción con nuestras vecinas cambió. Aisladas todo el día, a las 20h salimos diariamente a nuestros balcones o ventanas para aplaudir al personal sanitario y trabajadoras esenciales: comenzamos a reconocernos en nuestras fachadas y sentimos una especie de solidaridad. La gente empezó a hablar con sus vecinas, a cantar en sus balcones, a jugar, a poner carteles dando ánimos en sus ventanas.

En algunos barrios de Madrid, y en todo el mundo, estas acciones se organizaron con más profundidad. Surgieron iniciativas y redes. Las vecinas comenzaron a organizarse y comunicarse de formas innovadoras. Pero también a apoyarse, para enfrentar las carencias materiales o la soledad de los más vulnerables. Al ingresar a Fase 0, todo esto comenzó a desvanecerse. Cada vez menos personas salen a sus balcones y prefieren prepararse para salir a correr, solas.

Pero ¿qué podría pasar si no olvidamos todas estas dinámicas emergentes? ¿Cómo podemos usar y mantener esta nueva relación con las vecinas? ¿Sería posible sostenerlas de alguna manera en el futuro?

Con todo esto en mente, nuestro encuentro es un archivo online de todas estas actividades entre vecinos. Su objetivo no es permanecer online como una recopilación virtual nostálgica, sino mantener vivas estas dinámicas, para que podamos aprender de ellas y usarlas de ahora en adelante. Existe la voluntad de crear una conciencia colectiva traducida a un medio digital donde guardar todos esos saberes con los que edificar las bases de una mejor convivencia futura.

El 19 de mayo, el encuentro finalizará con un show radiofónico a modo de coloquio reflexivo de lo acontecido durante la cuarentena aventurándonos a reflexionar sobre futuribles vecinales post-Covid19. Las personas que iniciaron este tipo de interacciones con sus vecinas tendrán la oportunidad de compartir su pensamiento sobre todo lo que sucedió y todo lo que podría suceder a partir de ahora. Esperamos no olvidar el confinamiento, pero usarlo para salir más fuertes, más solidarias y menos aisladas.











©